logo
contacto@lagahe.com
+(34) 967 10 14 30
+(34) 610 74 57 87
Parque Empresarial Campollano
Avenida Cuarta, número 3 - 02007 Albacete

Con todos ustedes ¡Pechakucha! - Lagahe
59661
single,single-post,postid-59661,single-format-standard,qode-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-1.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.0.1,vc_responsive
Pechakucha

Con todos ustedes ¡Pechakucha!

Una forma de presentar de forma breve y creativa tus ideas y proyectos.

 
¿Has oído hablar de los Pechakucha? No, hoy no vamos a hablar de Sushi ni de ningún plato de origen japonés, ya que eso es lo único que tiene en común con nuestro tema de hoy. Hoy queremos hablar de los Pechakucha, un formato de presentación sencillo y que ha sido la herramienta de muchos profesionales para darse a conocer.

 

Nació en Japón, más concretamente en Tokio en el año 2003 y desde ese momento comenzaron a aparecer más y más eventos para ello, creados como un punto de encuentro donde emprendedores de todo tipo de sectores proyectaban sus ideas al mundo.  El Pechakucha es, básicamente, una presentación de 20 diapositivas las cuales dura cada una sólo 20 segundos, por lo que su duración  total es de 6 min. 40 segundos. ¡Casi nada!

 

Se utiliza sobre todo en presentaciones relacionadas con el mundo del diseño gráfico, branding, fotografía arte, y hoy en día están muy de moda aquellos Pechakucha centrados en el mundo de los negocios y nuevas tecnologías (diseño de Apps, diseño web, entre otros). Si no has oído hablar de los eventos Pechakucha que hay en nuestro país, te animamos a informarte sobre ello. Muchas ciudades de España lo hacen y seguro que en la tuya se está celebrando alguno en este momento.

 

Ahora que ya sabemos lo que es, te lanzamos algunos tips para hacer que tus presentaciones dejen boquiabiertos a los demás ponentes y sobre todo a cómo mostrar tus ideas de la manera más clara posible sin perder ni un solo detalle.
 

Improvisar no siempre es buena idea.

Cómo ya te hemos dicho anteriormente, este formato consiste en tener un tiempo limitado de 20 segundos por cada diapositiva. Esto significa que tienes que adaptarte perfectamente a él y cuadrar tu explicación con la duración de cada una de ellas.

Ensáyalo en casa, delante del espejo, o delante de tus amigos. Ensaya todas las veces que haga falta hasta conseguir el ritmo adecuado.
 

Imágenes potentes, texto ausente.

No queremos que nuestro público se vuelva completamente loco intentando leer los textos de nuestras diapositivas, ¿verdad? El tiempo es escaso y en este tipo de presentaciones lo que debe premiar es lo visual. Escoge imágenes llamativas, originales y que llamen la atención del público al que te diriges. Sé creativo, juega con ellas y conseguirás que no quiten ojo ni oído de lo que les estás contando. 
 

“Sé conciso, my friend”

Quédate sólo con los mensajes clave de tu presentación. Sabemos que tienes poco tiempo y muchas cosas que contar, pero cuanto más breve seas mejor alcanzará tu mensaje a los asistentes. Además, conseguirás no aburrir al personal y hacer de tu exposición algo ameno y divertido.
 

El lenguaje no verbal también importa.

Tus gestos, tu forma de dirigirte al público, tu postura y la forma en la que mueves las manos es muy importante. Relájate, no hagas movimientos demasiado bruscos o rápidos que puedan confundir al oyente o muestren inseguridad en tu presentación.
 

¿Tienes algún proyecto que mostrar al mundo? Utiliza este formato de presentación y demuestra lo creativo que se puede llegar en muy poco tiempo. Nosotros te animamos a ello y a seguir enseñando tus ideas vayas dónde vayas.

Marta Ortega Sobre el autor

Soy una Albaceteña de la Mancha manchega que tuvo que marcharse a la Universidad de Alicante para tener cerca dos de las cosas que más le gustan: el mar y la creatividad. Durante los cuatro años de carrera de Publicidad y RRPP, el diseño gráfico, la ilustración y la creatividad empezaron a despertar algo en mi que hasta hoy soy incapaz de domar. Esto hizo que pudiera expresar lo que pienso y las cosas que me ocurren en mi día a día a mi manera y con mi propio estilo, siempre teniendo como objetivo sacar una sonrisa de quien observa lo que hago. Esto me hizo crecer a pasos pequeños y de forma independiente, aprendiendo todo lo posible por mi cuenta. Tras acabar mis estudios en la universidad, comencé un curso de diseño gráfico que me ha llevado hacia donde estoy hoy. Encontrar lo que más te gusta y a lo que quieres dedicar el resto de tu vida es esencial. ¡Yo lo he conseguido!, ¿y tú?.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Si quieres recibir las novedades más creativas del mundo online, suscríbete a nuestra newsletter.

* indica obligatorio
No hay comentarios

Deja un comentario: